Posteado por: [p3ll3] | marzo 13, 2010

El DISCO DE ALBERTI


El DISCO DE ALBERTI



Leon Battista Alberti es conocido como “El Padre de la Criptolog?a Occidental”, en parte porque desarroll? la sustituci?n polialfab?tica. La sustituci?n polialfab?tica es una t?cnica que permite que diferentes s?mbolos cifrados puedan representar el mismo s?mbolo del texto claro. Esto dificulta la interpretaci?n del texto cifrado por la aplicaci?n del an?lisis de frecuencia.
Para desarrollar esta t?cnica, Alberti estudi? los m?todos para quebrar cifras de la ?poca y elabor? una cifra que podr?a anular estos m?todos.

La cifra de Alberti es una de las cifras polialfab?ticas m?s elaboradas que no obtuvo el ?xito merecido, siendo un de los motivos la decisi?n del autor en mantenerla secreta. Su famoso tratado “De Componendis Cyphris” solamente fue publicado en Venecia un siglo m?s tarde como parte de un otro, tambi?n de su autor?a, el “oposcoli morali”, y pas? casi que desapercebido.
Alberti complet? este descubrimiento, determinante en la historia de la criptolog?a, con una otra invenci?n notable: el c?digo de recifrado.
?l compuso una tabla con todas las combinaciones posibles de las cifras 1, 2, 3, 4, de 11 a 4444. De esta forma, obtuvo 336 grupos que utilizaba como un peque?o repertorio.
Dice Alberti: ?Introduje estas palabras en mi mensaje y, por la aplicaci?n del procedimiento, ellas fueron sustituidas por las letras que le eran correspondientes?. As?, suponga que 341 signifique “Pape”. Esta palabra se transformar? en “iqh” en una posici?n del disco y en “dgb” en otra.

La CIFRA DE ALBERTI
Alberti sugiri? el uso de un disco compuesto por dos anillos conc?ntricos: un externo, fijo, con 24 casillas contiendo 20 letras latinas may?sculas (incluyendo la Z, con U=V y excluyendo H J K W Y) y los n?meros 1, 2, 3, y 4 para el texto claro; y un interno, movible, con las 24 letras latinas min?sculas para el texto cifrado. Las 20 letras may?sculas est?n en orden alfab?tica y las 24 min?sculas est?n fuera de orden. Letras min?sculas fuera de orden es una norma fundamental pues, si estuvieran en orden, la cifra ser?a s?lo una generalizaci?n del C?digo de C?sar.

Fijada una letra min?scula como ?ndice (por ejemplo la letra m), se debe ajustar el disco m?vil interno y escribir, como primera letra del criptograma, la letra may?scula que ha de escogerse para corresponder a la m (en el ejemplo, la letra D). A continuaci?n, algunas letras son cifradas. Los n?meros 1, 2, 3, y 4 sirven de nulos. Cuando se decide alterar el alfabeto cifrante, se escribe una nueva letra may?scula para indicar claramente al destinatario de que hubo un cambio en el alfabeto cifrante. Se ajusta la nueva letra escogida para que coincida con la letra ?ndice (por ejemplo, Z con m) y nuevamente algunas letras son cifradas.
Para aumentar la seguridad (la letra may?scula constituye una ayuda no s?lo para el destinatario pero tambi?n para el “enemigo”), Alberti sugiri? usar uno de los cuatro n?meros para indicar la alteraci?n de la lista cifrante. La letra min?scula correspondiente al n?mero ser? la nueva llave. Decididamente se hace una cifra mucho m?s elaborada y claramente superior a las que la siguieron en el tiempo, inclusive la famosa Tabla de Vigen?re.

Saludos……….Cool

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: